Páginas

20 de mayo de 2015

Translúcida



Según la Real Academia de la Lengua:
 
"translúcido, da.
(Del lat. translucĭdus).
1. adj. Dicho de un cuerpo: Que deja pasar la luz, pero que no deja ver nítidamente los objetos."
           Sentirte como un cuerpo extraño, sí, respiras, parpadeas, oyes... pero nada más.

                            Te dan ganas de gritar, de tirar lo que sea al suelo y hacerte notar.
            Pero sabes que no puedes... 

            Estás, pero no estas, eres como un ser translúcido, que sólo se hace visible en momentos determinados - y casi nunca por motivos "alegres"- y así sigues, una hora, tres, un día, meses, años... (espero no llegar a tanto ¿O si?)



17 de enero de 2015

Hoy no es un buen día.



No puedo dejar de llorar. Lloro por todo y por nada. Mi corazón está hecho añicos desde hace tiempo y ahora pago las consecuencias. Intento siempre ser optimista, ser alegre, no dar importancia a las cosas... pero estoy pagando un alto precio.
Quiero creer que es bueno, quiero creer que pasará, que no es nada... pero he entrado en un rol del que es difícil escapar. 
Me siento atrapada por la gente que me rodea, siento que todo el mundo me exige, pero por más que haga nunca es suficiente. Y cuando tengo la iniciativa y hago algo que es bueno para mi... o no vale, o no tiene importancia o simplemente es nada... porque lo de (la persona que te está escuchando) es mucho mejor y lo que tu has hecho "es de segunda" o no tiene mérito alguno, con lo que no hay más que decir que un "aham".
Y qué más puedo decir... que mi creencia en mi misma está tan baja que a veces creo que nunca voy por el lado correcto. Y como me siento así, soy incapaz de alegrarme por mi, porque voy aprendiendo y logrando cosas. Me extraño cuando una compañera me da la enhorabuena por haber logrado paralizar un procedimiento porque no estoy acostumbrada a que nadie me las de. No soy tan mala, no soy de segunda, simplemente no puedo contar con el apoyo de nadie, porque el mundo anda centrado en sí mismo y yo parezco no tener mundo propio. Creo que mi órbita se salió hace tiempo del camino indicado y ahora anda dando tumbos sin tener rumbo.

No me queda más que volver a levantarme, a ponerme la sonrisa e intentar reconstruir mi corazón con trocitos de celo.

(Creo que es el texto más triste que he escrito, pero necesitaba desahogarme, aunque sea con el teclado de mi ordenador, y si alguien lo lee, simplemente, Gracias)

26 de noviembre de 2014

Y la vida sigue...

La vida sigue, como si tal cosa. Pasan los días, uno tras otro.

           No tenemos costumbre de pensar en todo aquello que tenemos, que hemos conseguido...

          Una mañana, mientras iba distraída, como siempre, en el tren de camino al trabajo,  me vino una idea a la cabeza. 
¿Qué es lo que quieres que no tengas?
           Siempre nos centramos en aquello que nos falta, en aquellas cosas que pensamos que nos hacen falta y que nos crean la sensación de vacío o de "mala suerte" porque no tenemos aquello que añoramos.
              
¿ Y si en vez de centrarnos en aquello que no tenemos nos centramos en lo que ya tenemos?

            Aquella mañana inspiradora me hizo reflexionar en todo aquello que me rodea, en lo que he ido consiguiendo (no sin esfuerzo y algunas veces lágrimas) durante los últimos tiempos. No todo ha sido un "camino de rosas", pero en el momento presente, me doy cuenta que todo aquel sufrimiento, aquellas noches en vela,  lágrimas sin sentido y  falta de aire en los pulmones, ha tenido no sólo buenos resultados, sino que me ha hecho darme cuenta que, aún sin saberlo, he ido afrontando mis miedos. He logrado todo lo que más me importaba, estoy haciendo lo que quiero hacer ¿Qué más quiero?

               No recordaba que fuera valiente, pero me he dado cuenta de los muchos miedos que he destruido en este camino, y que aún me quedan por superar. Aunque ahora los espero con ganas. Y con más ganas los voy a afrontar. 

               Como bien me dijo una compañera: "Sempre endavant, sempre" ("siempre adelante, siempre"). Y así, siempre orgullosa por lo que una misma gana y por los miedos a los que da la cara y supera, seguimos adelante, mirando al cielo y plantando cara a aquello que se presenta como un reto.

            

4 de marzo de 2013

¿Por qué leer libros nos hace sentir bien?

Según se deduce un estudio de la Universidad de Búfalo (EE UU) publicado recientemente en la revista Psychological Science,cuando leemos un libro nos sentimos parte psicológicamente de la comunidad que protagoniza la narración, por ejemplo el colectivo de magos en el caso de la popular saga de Harry Potter. Este mecanismo satisface una necesidad humana fundamental: la de pertenencia a un grupo. 

2 de marzo de 2013

Mafalda y sus cosas

Mafalda, con su sentido del humor y su sinceridad infantil nos da un poco de alegría.

7 de noviembre de 2012

Recuérdame

A la vista está que ya no estás aquí. 

Ya nadie abre tu puerta, ni oigo tus pasos entrecortados al salir del portal.
Te echo de menos.
Cuando veo la puerta de tu casa siento que parte de mi quedó dentro cuando te fuiste.
No son las grandes palabras por las que te recuerdo, sino por tus silencios entrecortados por las sonrisas sinceras. 
Vale más una hora de silencio contigo que los dos años que llevo sin  verte.
Te echo de menos.

Suena el despertador


"Quizá sea hora de levantarme" - Pensaba.
Dos rodeos más al rincón de mi cama y decido levantarme. Mis pies apenas responden al tocar el suelo. "Esta frío" - pienso
La cama me escupe, me levanto, a mis 89 años considero que tengo pocos motivos para levantarme y saludar al sol con la alegría que lo hacía cuando estudiaba... "¿Qué hubiera sido de mi si hubiera decidido hacer estudios superiores?"
La contestación, en la ducha, mientras intento olvidar que mi mujer grita porque son las once y tengo que ir a comprar, o eso creo que dice, de normal intento no escuchar las palabras que pronuncia... bendito silencio.
El silencio es importante para mi....
 "si no es nada importante, no merece la pena decirlo".
Después de toda una vida, estudios, trabajo, familia... qué tiempos en los que me sentía inmortal, en los que la mayor preocupación era cumplir con la obligación de la familia... ¿Y ahora que? Tengo tres hijos, diría como tres soles, pero sería engañarme a mi mismo. Los hijos vuelan de casa... después de una vida entera dedicada a ellos.

16 de noviembre de 2011

Restos de cerveza para crear biotejidos

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han patentado un método para producir materiales biocompatibles usando como materia prima subproductos de la industria cervecera. Los materiales obtenidos, que pueden usarse tanto para ingeniería de tejidos óseos como para crecimiento de células grasas, no requieren de una segunda operación para su extracción.
Los investigadores han usado bagazo de cerveza, el residuo resultante de la prensa y la filtración del mosto que se obtiene del grano de la cebada malteada. Según la investigadora del Instituto de Ciencias de Materiales de Madrid (CSIC), Blanca Casal Piga, "este material se prensa, se seca y se somete a diversos procesos hasta conseguir un material rico en fósforo, silicio, calcio y magnesio que, dada su similitud con la fase mineral del hueso, es adecuado para la ingeniería de tejidos óseos". Además, como apunta el también investigador del CSIC Malcolm Yates "el material también puede usarse para el crecimiento de células madre de grasa".

22 de junio de 2011

Poema de Charles Chaplin






La vida es una obra de teatro que no permite ensayos...
Por eso, canta, ríe, baila, llora
y vive intensamente cada momento de tu vida...
...antes que el telón baje
y la obra termine sin aplausos.

¡Hey, hey, sonríe!
más no te escondas detrás de esa sonrisa...
Muestra aquello que eres, sin miedo.
Existen personas que sueñan
con tu sonrisa, así como yo.

3 de junio de 2011

Desde mi memoria

Como siempre, me lleva tiempo darme cuenta del tiempo que ha pasado desde que escribí por última vez. 

He vuelto, aunque no se cuánto me quedaré.

Hace días me preguntó una persona, a la que hacía bastante tiempo que no veía, qué tal me había ido... mi contestación... el silencio. 

Si tuviera que contar las cosas que me han pasado...